Uso de Cookies

X
publicidad

Canal Sur


Marruecos será el primer viaje de Felipe VI

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, hizo este lunes una visita de varias horas a Rabat en la que firmó un acuerdo de cooperación, se reunió con empresarios españoles y preparó la próxima visita del rey Felipe VI.

17/06/2014 Informativos CanalSur

La visita del futuro rey aún no tiene fecha, pero Margallo dijo que espera que se realice "antes de agosto", para dar a entender más tarde que podría ser incluso en este mes de junio, para evitar que se produzca en pleno Ramadán, que este año coincide prácticamente con el mes de julio.

Marruecos es tradicionalmente el primer destino o uno de los primeros de los presidentes de gobierno españoles, y la Casa Real ya ha dicho que los tres países vecinos (Marruecos, Portugal y Francia) serán los primeros destinos de los nuevos reyes de España tras su proclamación.

El año pasado el rey Juan Carlos visitó Rabat durante cuatro días en pleno Ramadán, una circunstancia excepcional en los usos diplomáticos marroquíes, pero Margallo, al recordar esa visita, añadió: "Este obstáculo (ahora) no se produce", según dijo en rueda de prensa en Rabat.

La visita del jefe de la diplomacia española, preparada en muy pocos días, sirvió también para firmar el próximo programa trianual de cooperación 2014-2016 con el que España destina 150 millones de euros (un tercio como donativo y el resto como "préstamo blando") a un país que sigue siendo prioritario pese a los profundos recortes de la cooperación española.

Marruecos quiso que este programa incluyera los planes del Instituto Cervantes de enseñar español a partir de septiembre en El Aaiún, capital del Sáhara Occidental bajo administración marroquí, pero España se ha opuesto, y ahora Marruecos quiere que el tema figure en la próxima Reunión de Alto Nivel (RAN) de septiembre.

El programa de cooperación fue firmado por García Margallo y su colega Salahedin Mezuar tras la entrevista que mantuvieron en Rabat, en la que pasaron revista a los principales asuntos de interés bilateral, sin omitir cuestiones como la emigración o el yihadismo.

Los periodistas aprovecharon la ocasión para preguntar al ministro marroquí por la valla que su país construye alrededor de Melilla, y Mezuar no respondió directamente, pero reconoció que su país "toma medidas con España" ante el hecho de que "una nueva generación de emigrantes muestra mucha determinación y fuerza" en sus intentos de pasar a Europa.

El ministro marroquí recordó que su país ha abierto un proceso inédito de regularización de emigrantes (que en cinco meses solo ha sido positivo para 1.150 personas), pero añadió que la regularización no acaba ahí, sino que debe ir seguida por una integración social, algo para lo que "contamos con la colaboración de España".

En la agenda de García-Margallo también figuró una visita de cortesía al presidente del Gobierno, Abdelilah Benkirán, y su jornada concluyó con una reunión con un centenar de empresarios españoles establecidos en Marruecos.

Según fuentes presentes en esa reunión, la mayoría de los empresarios (de sectores energético, bancario y de obras públicas) hicieron una lectura positiva de su experiencia en Marruecos, a excepción de los empresarios agrícolas, que se quejaron de estar sometidos a interminables inspecciones, o de los del sector jurídico, que criticaron la inseguridad jurídica.

En Marruecos hay establecidas casi 300 filiales de empresas españolas.

Además, España es desde 2012 el primer exportador a Marruecos (por valores que rondan los 4.500 millones de euros, según cifras de la Oficina de Cambios marroquí) y el segundo importador, por detrás de Francia, con un saldo levemente positivo para España.

Margallo quiso con esta reunión recordar la importancia que su ministerio da a la presencia empresarial española en las relaciones internacionales, y animó a los empresarios a participar en el Foro Averroes de diálogo de la sociedad civil hispano-marroquí, que su Departamento tiene intención de reactivar tras años de letargo.