Uso de Cookies

Las duras imágenes del incendio de Jaén

Un usuario envió la siguiente queja al Defensor: “El pasado 6 de noviembre vi en un Twitter de la redactora de Jaén de Andalucía Directo imágenes de un incendio, grabadas con teléfono móvil, y en las que se apreciaba cómo una persona caía desde el balcón, huyendo de las llamas. Esa misma tarde recibí una llamada de un trabajador de Canal Sur Televisión quejándose de que se habían emitido en el informativo local de Jaén esas imágenes".

21/12/2018 Antonio Manfredi

"Después comprobé  -- continúa el usuario -- que se volvieron a emitir en el N2 de ese mismo día, y también las vi el día siguiente en el informativo local de Jaén. Una vez vistas y reflexionando sobre las mismas, me he planteado si ha sido acertado emitir dichas imágenes, o no se debería de haber hecho. Mis dudas surgen porque, además de no ser imágenes nuestras, puede haber influido más el morbo que el interés informativo en las mismas, porque ¿aporta algo a la información la caída de una persona que huye en peligro? ¿Hemos pensado en esa persona y en sus familiares que podrían no estar de acuerdo en que esas imágenes saliesen? ¿Responde a criterios periodísticos éticos y deontológicos? Ante estas dudas, recurro al Defensor del Espectador para que se plantee este tema y se trate de dilucidar si fue correcta la decisión de emitir esas imágenes. Muchas gracias”.
Se refiere el usuario a este vídeo (pinche aquí para verlo)

El Libro de Estilo de Canal Sur señala lo siguiente, en su apartado 9.2.11.3 (página 128). “Morbo. La apertura sensacionalista o el cierre emotivo de un informativo son habituales por su efecto sobre la audiencia. Es difícil deslindar el morbo del interés social y es imposible negar el impacto que estas noticias ejercen, pero es exigible que, al menos en titulares, nos ciñamos a la información estricta sin abusar de adjetivos o imágenes truculentas, y que en los cierres descartemos cualquier orientación melíflua o simplemente estética”.

De acuerdo con lo estipulado podría concluirse que AD pudo excederse al abrir con todo el dramatismo el programa y usando esa imagen de la caída. En todo caso, se trata de imágenes que no identifican a la persona, pues están tomadas desde cierta distancia y se pone el acento en el heroísmo de los electricistas que acudieron en ayuda de los vecinos. Por lo tanto, puede considerarse que el interés informativo es evidente y que el uso de las imágenes se mantuvo en esa línea de coherencia, a excepción de la apertura.

Se solicitó informe a la Dirección de Informativos, que respondió en los siguientes términos: "Compartimos todo lo que se señala y agradecemos el recordatorio del libro de estilo. Siempre es bueno tenerlo presente y a veces se nos pueden pasar cosas. Sobre el motivo por el que finalmente optamos por la apertura con este tema apuntamos que el suceso se produjo prácticamente delante de nuestras cámaras y de forma exclusiva (nuestro equipo se dirigió al lugar nada más conocer lo ocurrido) de manera que la inmediatez, en un programa que lleva el directo por bandera, fue determinante a la hora de colocar el asunto al principio de la escaleta. Y efectivamente, como se apunta, ante la posibilidad de que el asunto se pudiera ver como morboso, avisamos previamente a los espectadores del cariz de las imágenes, resaltamos en la presentación que lo que nos parecía importante eran los valores de solidaridad y valentía demostrado por los vecinos ante el drama de los afectados y editamos los planos en los que todo se veía de lejos".



Nota del Defensor

Conforme a la NORMA del Consejo de Administración que regula las funciones del Defensor de la Audiencia de la RTVA, para Canal Sur Radio, Canal Sur Televisión, Canal Sur 2, Andalucía TV, Canal Sur Andaluía o cualquier otro de los medios de la RTVA, no se admiten quejas, sugerencias ni opiniones anónimas. Si se llama al contestador es necesario especificar el nombre y el teléfono o dirección del comunicante.

Párrafo de la norma reguladora del Defensor Defensora de la Audiencia de la Radio y Televisión de Andalucía:

"El servicio público que corresponde a la RTVA requiere mecanismos de comunicación directa con la ciudadanía usuaria de los medios de comunicación de titularidad autonómica, para que ésta pueda formular reclamaciones, quejas y sugerencias, así como recibir respuestas adecuadas a sus planteamientos, en todo aquello que afecte a sus derechos como oyentes y telespectadores".