Uso de Cookies

X

La Asociación de la Prensa de Sevilla denuncia una nueva multa contra otro periodista de Canal Sur Radio en aplicación de la "Ley Mordaza"

12/04/2018

 

La Asociación de la Prensa de Sevilla denuncia que otro periodista de Canal Sur Radio, Antonio Cattoni, ha sido multado por la Subdelegación del Gobierno en Sevilla, en aplicación de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, la ‘Ley Mordaza’, y por los mismos motivos que su compañero José Manuel de la Linde: por alteración del orden público durante el traslado del Gran Poder a la Catedral, el 3 de noviembre de 2016. Antonio Cattoni no ha recibido aún la resolución, ni jamás ha tenido comunicación alguna de que hubiera sido denunciado y de que se le hubiera abierto un expediente sancionador.

Según ha sabido la APS, la denuncia contra Cattoni fue interpuesta por el mismo policía que, curiosamente, en un corta y pega manual, reproduce textualmente la misma acusación que a De la Linde: “El 3 de noviembre de 2016, a las 20.30 horas, en la calle Cuna, el denunciado obstaculiza de manera continuada el paso en el desfile procesional de la imagen del Cristo del Gran Poder, creando constantemente un grave peligro para los asistentes. Los actuantes son requeridos hasta en cinco ocasiones por los miembros de la Cofradía para solventar la situación con la reiterada desobediencia de este, manteniendo una actitud desafiante hacia los agentes, levantando continuamente la voz dice: “soy periodista y voy a escribir mal de la Policía”, creando malestar entre los asistentes, que le mandan a callar y creando una alteración del orden público”. En ambos casos, el policía refleja que tanto Cattoni como De la Linde se niegan a firmar la denuncia y a recoger copia de la misma. Ambas afirmaciones son rechazadas por completo por los dos periodistas, que reiteran que ni siquiera se les dijo que iban a ser denunciados.

Tras esta denuncia, la Subdelegación del Gobierno en Sevilla, en aplicación de la ‘Ley Mordaza’, al igual que a José Manuel de la Linde, abrió un expediente sancionador a Antonio Cattoni, calificó los hechos como graves y le impuso una multa de 601 euros. Le concedió un plazo de 15 días para la presentación de alegaciones, precisando que, en caso de no hacerlo, la resolución sería efectiva. Cattoni nunca recibió notificación del citado expediente. No obstante, según consta en la resolución que ha conocido la APS, la Subdelegación del Gobierno en Sevilla hizo efectiva la sanción y la multa tras publicar la apertura del expediente en el Boletín Oficial del Estado, “ante la imposibilidad de realizar la notificación de dicho acuerdo en el domicilio del interesado”.

Antonio Cattoni cuenta que ese día, junto a José Manuel de la Linde, estaba en la calle Cuna durante el traslado del Gran Poder a la Catedral. Mientras que De la Linde informaba en directo para Canal Sur Radio, él se encontraba detrás, a una cierta distancia. Cuando vio que el policía intentó en varias ocasiones impedir el trabajo profesional de De la Linde, se acercó al agente, se identificó como periodista, y le pidió que dejase a su compañero realizar libremente su cometido. En ese momento, el policía le pidió su DNI y lo fotografió. Desde entonces, nada más ha sabido sobre estos hechos.

La Asociación de la Prensa de Sevilla, como en el caso de José Manuel de la Linde, rechaza y considera inaceptable la actuación del policía, la apertura del expediente sancionador y la multa. La APS pide a la Subdelegación del Gobierno en Sevilla que abra una investigación interna para aclarar la actuación del citado agente y el contenido de su denuncia, en la que se falsea la realidad según la versión coincidente de los dos periodistas. También le pide que investigue los errores administrativos que se han podido cometer en la no comunicación del expediente sancionador y de la multa.

La APS no reclama que se les retire las sanciones económicas por el hecho de ser periodistas, porque ello supondría un trato de favor totalmente discriminatorio con el resto de la ciudadanía, sino que se proceda al sobreseimiento y archivo del expediente y de todas las actuaciones. Lo denunciado y sancionado, aplicando la ‘Ley Mordaza’, supone un atentado contra nuestro trabajo profesional y contra la libertad de información, algo que afecta a los periodistas y a toda la sociedad. La APS ha solicitado una reunión urgente con el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Ricardo Gil-Toresano.

El caso de De la Linde

Es una de las voces más conocidas del programa El Llamador, de Canal Sur Radio. El periodista José Manuel de la Linde, uno de los referentes de las retransmisiones radiofónicas de la Semana Santa de Sevilla en esta cadena autonómica, ha sido sancionado con una multa de 601 euros por haber originado, supuestamente, «una alteración del orden público»durante la procesión extraordinaria que protagonizó el Señor del Gran Poder a la Catedral de Sevilla el 3 de noviembre de 2016 para presidir la misa del Jubileo de las Hermandades.

La Asociación de la Prensa de Sevilla rechaza y considera inaceptable la multa impuesta por la subdelegación del Gobierno en Sevilla, en aplicación de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, la ‘Ley Mordaza’, al periodista José Manuel de la Linde, de Canal Sur Radio. La denuncia y la sanción suponen un atropello y un ataque directo al libre trabajo del periodista y a la libertad de información. Al mismo tiempo, el expediente sancionador, tanto en su tramitación como en su resolución, vulnera todo tipo de derechos ya que el afectado jamás tuvo comunicación de que se le hubiera interpuesto una denuncia.

La subdelegación del Gobierno en Sevilla multó a Linde con 601 euros, tras la denuncia interpuesta contra él por funcionarios de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental. La denuncia, textualmente, dice que “El 3 de noviembre de 2016, a las 20.30 horas, en la calle Cuna, el denunciado obstaculiza de manera continuada el paso en el desfile procesional de la imagen del Cristo del Gran Poder, creando constantemente un grave peligro para los asistentes. Los actuantes son requeridos hasta en cinco ocasiones por los miembros de la Cofradía para solventar la situación con la reiterada desobediencia de este, manteniendo una actitud desafiante hacia los agentes, levantando continuamente la voz dice: “soy periodista y voy a escribir mal de la Policía”, creando malestar entre los asistentes, que le mandan a callar y creando una alteración del orden público”.

De acuerdo con esta acusación, la subdelegación del Gobierno en Sevilla, en aplicación de la ‘Ley Mordaza’, califica los hechos como graves, tipificados con una sanción de entre 601 y 30.000 euros, y le impone una multa de 601 euros. El expediente le concede un plazo de 15 días para la presentación de alegaciones y, en caso de no hacerlo, la resolución será efectiva. José Manuel de la Linde nunca recibió dicha notificación y solo la ha conocido cuando la Agencia Tributaria le ha comunicado que le retenía la devolución de la declaración de la renta del ejercicio 2016 porque era deudor. En ese instante, la sanción había subido a 721,20 euros por recargos de demora.

José Manuel de la De la Linde rechaza por completo la acusación y denuncia el comportamiento de un agente concreto, miembro de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de Sevilla, que fue quien intentó en repetidas ocasiones obstaculizar su trabajo. Los hechos ocurrieron, el 3 de noviembre de 2016, en la calle Cuna, durante la procesión extraordinaria que protagonizó el Señor del Gran Poder a la Catedral de Sevilla para presidir la misa del jubileo de las hermandades. De la Linde, que informaba en directo para Canal Sur Radio y que contaba con el consentimiento de la junta de la cofradía, relata que en tres ocasiones fue requerido por el mismo policía para que dejara de hacerlo “y en una de ellas hasta sus propios compañeros le pararon y le dijeron que me dejara trabajar. Eso es lo que más le molestaría. Cuando acabé mi trabajo se me acercó de nuevo y me pidió el DNI. Se lo di, y también mi credencial de la radio. En ningún momento me comunicó que fuera a ser denunciado”.

El mismo policía ya había tenido una actuación similar, pero más violenta, contra otro periodista en la salida de la procesión. El afectado fue Javier Macías, redactor de ABC, que en ese momento informaba en directo para la web de su periódico, con vídeos, fotos y textos. El citado agente, según cuenta el periodista, le agarró por la camisa, le estrelló contra las personas allí congregadas y le retuvo durante el tiempo del paso del Señor del Gran Poder. En favor del periodista y en contra de la actuación del agente intervino uno de los oficiales de la cofradía y miembro del servicio de seguridad.

Periodistas que, desde hace muchos años, cubren en directo la información de los desfiles procesionales coinciden en denunciar que no se trata un hecho aislado ya que la intromisión policial se repite con bastante frecuencia fuera del periodo concreto de la Semana Santa, donde el CECOP sí les permite trabajar con normalidad. Por nerviosismo o por un exceso de celo, denuncian una agresividad de algunos policías fuera de toda lógica.

La Asociación de la Prensa de Sevilla denuncia la actuación, que considera muy grave, del citado agente, cuyos datos desconocen porque en ningún momento se identificó, y la de la subdelegación del Gobierno en Sevilla, ya que la existencia de la denuncia, la aplicación de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana y la resolución del expediente, jamás fueron comunicados al periodista afectado.

El periodista ha puesto su caso en manos de los servicios jurídicos de Canal Sur Radio. Cree que el suyo es un claro caso de “coacción al ejercicio de la profesión”. Además, lamenta que ni siquiera se le haya notificado la denuncia a su verdadero domicilio –el Ayuntamiento cambió la numeración de la calle donde vive–, por lo que no ha podido realizar alegaciones ni acogerse a la opción del pronto pago.